banner
Cómo Calificar los Ratings de Empresas Aseguradoras
Para usar la clasificación de manera adecuada, uno debe de entender lo que una clasificación es y lo que no es.

La Clasificación no es una recomendación para comprar, vender, o sostener una inversión, en tanto que no comente sobre un precio de mercado o se realice a conveniencia de un inversionista en particular. Aunque durante el proceso de clasificación, Global Venture requiera información de diferentes áreas de la empresa, no significa que se realice una auditoría, ni atestigua sobre la autenticidad de la información que el cliente ha proporcionado y sobre la que se basa la clasificación.

Las clasificaciones pueden cambiar, suspenderse, o retirar como resultados de los cambios o indisponibilidad de información. Una clasificación no es una evaluación de propósito general de un emisor. Por ejemplo un emisor que tenga obligaciones AA no es "mejor que" un emisor con una obligación BBB sobresaliente, debido a que la clasificación AA puede estar basada primariamente en la garantía específica detrás de los Bonos.

Las clasificaciones no crean relaciones fiduciarias entre Global Venture y cualquiera de los usuarios de la clasificación, en cuanto no hay bases para que exista tal relación. Las Clasificaciones por sí solas no justifican el comprar, vender, o mantener una inversión en particular. La clasificación desempeña una función aislada de evaluación del riesgo, la cual es sólo un elemento en el proceso de decisión de inversión y no puede, por si sola, constituir

una recomendación, por no tomar en consideración otros factores, tales como el precio de mercado y las preferencias personales de riesgo de los inversionistas.

El Enfoque

Debido a que solo existe una escala clasificadora, cuyas clasificaciones son desde AAA hasta D, es importante entender claramente las diferencias básicas entre en cada una de ellas desde una perspectiva clasificadora.

Una empresa es creada y puede ser disuelta acorde a las leyes del estado. Existe exclusivamente para obtener beneficio económico, y su duración depende de su capacidad para mantener la rentabilidad. El ambiente de los negocios es competitivo por naturaleza, y al no poder resistir una atmósfera competitiva se puede caer en insolvencia financiera (bancarrota) de la empresa y su consecuente disolución como entidad.

En orden de proveer un marco de referencia, es necesario definir dos términos a utilizar: “Calificación de Inversión” y “Calificación Especulativa”. El término “Calificación de Inversión” fue originalmente utilizado por entidades reguladoras para connotar obligaciones elegibles para la inversión de varias instituciones como bancos, compañías de seguros, y asociaciones de ahorro y préstamo. Con el tiempo, este término fue ampliado a toda la comunidad inversionista. Los aspectos calificados en las cuatro categorías superiorres (AAA, AA, A, BBB) son generalmente reconocidos como calificación de inversión. A los títulos calificados por debajo de BBB se les conoce como títulos de “calificación especulativa”. Ninguno de los términos significa una recomendación de compra por parte de Global Venture debido a que los inversionistas tienen diferentes preferencias en cuanto al riesgo, lo que hace que incluso inviertan en títulos con calificación especulativa.